Burt's Bees
Ser “minimalista” el cuidado de tu piel, puede mejorar tus resultados de manera considerable

Ser “minimalista” el cuidado de tu piel, puede mejorar tus resultados de manera considerable

Contenido realizado en alianza con Mindbodygreen

Disminuir tu rutina de cuidado de la piel puede resultar beneficioso de varias maneras si tienes una piel sensible. No importa si eres adicta a los productos de belleza, entusiasta del cuidado de la piel o devota a un régimen de belleza específico que implica llevar a cabo muchos pasos, de todas maneras, es posible que perjudiques la salud de tu piel. Sabemos que esto puede ser decepcionante si eres apasionada del cuidado de la piel, pero no temas, hemos pensado en algunas soluciones que evitarán que tu rutina se vuelva muy aburrida.

A veces, nos hacen creer que más es mejor, pero la realidad es que no es beneficioso que la piel sensible esté expuesta a tantos ingredientes. Las combinaciones elaboradas de productos y de ingredientes pueden causar irritación en la piel, incluso en las pieles “normales”.

Te preguntarás qué paso puedes dar para ayudar a la sensibilidad de tu piel.

Lo primero: descubre cuáles son las fragancias de tus productos.

Dejar de usar fragancias puede ser un gran alivio para tu piel sensible. Por lo general, las fragancias no son un componente funcional de los productos para el cuidado de la piel, sino que se agregan como un lujo o una capa “extra” de satisfacción sensorial. Para asegurarte de que no haya fragancias agregadas en los productos, debes elegir aquellos que estén etiquetados como libres de fragancia. Toda la línea de cuidado para pieles sensibles de Burt’s Bees está libre de fragancias y, en especial, la crema hidratante de día para piel sensible implica un cambio radical para las personas que les encanta usar una crema efectiva que no cause ningún tipo de irritación.

Entre tus productos, busca el que esté etiquetado con aceites esenciales o fragancias, ya que podría ser el responsable de que tu piel sensible se irrite. Si usas productos perfumados o que tienen fragancias, intenta evitarlos y haz una “limpieza de fragancias” durante dos semanas para ver si tu piel mejora. Si lo hace, puedes comenzar a usar tus productos favoritos de a poco y sabrás cuáles son los causantes de la irritación.

Otro paso que puedes dar es reducir la cantidad de productos que usas

Ahora que revisaste que todos tus productos para el cuidado de la piel no contienen fragancias, el siguiente paso es reducir la cantidad de productos que usas. Cualquier producto puede tener uno o muchos ingredientes, dependiendo de tu régimen de cuidado de la piel. Si tenemos en cuenta la cantidad de productos para el cuidado de la piel que las personas usan a diario, es posible que estemos expuestos a cientos de ingredientes en un periodo de 24 horas. Con tanta variedad, se dificulta saber con exactitud qué es lo que afecta nuestra piel.

Usar productos que contengan menos ingredientes puede ayudar a reducir la cantidad de ingredientes a los que te expones todos los días, pero si sueles aburrirte con facilidad o si te gusta experimentar con el cuidado de la piel, rápidamente sentirás que esto es una limitación. Si este es el caso, intenta comprometerte a utilizar solo una línea de productos que esté específicamente diseñada para pieles sensibles. De esta manera, solo utilizarás un conjunto de ingredientes, así reducirás la exposición general a un mayor número de ingredientes, y es posible que evites potenciales irritaciones.

Si tienes en cuenta estos consejos “minimalistas” con el cuidado de tu piel: reducir el uso de las fragancias, verificar las listas de ingredientes generales y comprometerse con solo una línea de productos, deberías poder conocer tu piel un poco mejor. Sabrás qué ingredientes la nutren y cuáles la irritan, además de adoptar un nuevo régimen de cuidado de la piel que te ayude a verte y sentirte mejor.